jueves, 26 de septiembre de 2013

¡SIEMPRE ME QUEDO CALLADO…! (Fatrás rondel continuo)












Cuando me encuentro contigo
¡siempre me quedo callado!

Cuando me encuentro contigo
a solas y sin testigo
quiero hablarte apasionado,
mas te juro lo que digo:
cuando me encuentro contigo
¡siempre me quedo callado!
Estoy tan enamorado
que de euforia me atosigo,
pero como un atontado
cuando me encuentro contigo
¡siempre me quedo callado!

Cuando me encuentro contigo
decirte algo no consigo;
padezco tanto a tu lado
que siento como un castigo
cuando me encuentro contigo
¡quedarme siempre callado!
¡Hállome tan cautivado
que me eres del mundo ombligo!
Pero al ver tu rostro amado
cuando me encuentro contigo
¡siempre me quedo callado!








____________________________________

A diferencia del fatrás rondel doble, esta modalidad mantiene en la oncena que sigue a la primera el orden original del dístico.
Otra está en que esta variante puede utilizar dos o más oncenas en su desarrollo.
Como en los casos del fatrás rondel y del fatrás rondel doble, los versos que se repiten lo hacen literalmente o con modificación.