martes, 17 de septiembre de 2013

LA ESPADA Y EL DRAGÓN
















Cuenta el Maestro Zhuangzi
que en una remota época
el jovenzuelo Zhu Pingman,
con su espada y su riqueza,
se trasladó a Zhili Yi
para ilustrarse en la técnica
de matar a los dragones,
las más pavorosas bestias
que estremecían Zhongguo
ya por agua, cielo o tierra.

Y hallándose en la ciudad
a un ducho maestro encuentra
que en el arte de matar
a los dragones le entrena.
El joven Zhu con su espada
en todo tiempo se adiestra,
que ni siquiera en comer
repara su vehemencia.

Y mientras se perfecciona
día y noche en la materia
piensa que al mismo longwang
le cortará la cabeza.
¡De seguro que al peng lai
lo conducirá su gesta
y entre los ocho inmortales
como un inmortal viviera!

Zhu Pingman, espada en mano,
parece una marioneta,
¡da brincos de saltimbanqui
y por el suelo da vueltas!

Al cabo de varios años
y casi ya sin riqueza
se despide del maestro
y se lanza a la faena
de encontrar algún dragón
al que su espada acometa.

Anduvo de norte a sur,
exploró ríos y cuevas,
del este al oeste fue
por desiertos y praderas.
Preguntó por los dragones,
ninguno le dio respuesta
o simplemente movían
de un lado a otro la cabeza.

Anduvo y anduvo así
y no encontró ni siquiera
a Li, el dragón del pantano
¡que no tiene cornamenta!

Para su desilusión
la búsqueda fue superflua,
no encontró dragón alguno
en que probar la experiencia.

Y así el Maestro Zhuangzi
dijo como moraleja:
nosotros nos preparamos
para matar a la bestia,
¡y nos zampan las hormigas
que nuestra atención ni observa!











____________________________________

Zhuangzi: (S. IV a.C) Místico, moralista y reformador social que sobresalió por sus metáforas poéticas. Predicó la Inacción y señaló la inutilidad de las cosas útiles.
Es el mismo que al soñar que era una mariposa, al despertar ignoraba si era un hombre que había soñado que era una mariposa o bien era una mariposa que soñó que era un hombre.
Zhongguo = China, el Imperio Central (Zhong: centro – Guo: país, imperio).
Longwang = el Rey Dragón.
Penglai = el Paraíso, una fabulosa isla encantada en el Mar de China.
Los ocho inmortales= legendarios personajes que podían realizar muchos prodigios como, por ejemplo, resucitar a los muertos, hacerse invisibles y separar el alma de sus cuerpos.







1 comentario:

maría susana dall occhio dijo...

Hubo un ho,bre que se llamó Luis Estoico, especial con miles de facetas diferentes, bailaban a su lado nombres diferentes. Que lo hizo ser como fue, no lo sabría explicar. Más sé que no está muerto, solo es un personaje más de su existir especial.
Es por eso que a ese Luis Estoico lo saludo, llámese como hoy se llame, deje sus blog abandonados y quizás este volando entre nubes buscando yn nuevo personaje.
Un beso amigo, tienes una vida, más que interesante casi de fábula.
María susana