lunes, 1 de junio de 2009

HOJAS DE AMISTAD II : SER O NO SER



Ser o no ser, me pregunto
y enseguida hago silencio
porque veo que se aproxima,
con un diván, Lucevelio.

Ser o no ser, me pregunto
otra vez, mirando al techo,
pues de un bolsillo ha sacado
su lápiz y su cuaderno.

-¿Desde cuándo escribe usted?-,
quiso saber al momento.
-Desde muy chico-, le digo,
mirándolo muy atento.

-¿Tuvo una infancia feliz?
-¿Problemas en el colegio?
-Hábleme usted, por favor,
diga si tuvo complejos.

Yo ya pensaba en Edipo,
en Electra… El Súper Ego…
Pensaba en el mismo Freud,
su interpretación del sueño…

Pensaba en Carl Gustav Jung,
en Piaget, también en Bergson,
en Lacán y el psicoanálisis
nacido por un espejo…

Y pensaba en todo el rollo
que armaría Lucevelio
si le contaba que yo
quería ser delantero,

abogado defensor,
detective como Sherlock,
cómico como Chaplin
o como Elvis, rockero…

En fin, si yo esto contaba
seguro acababa siendo
como paciente no inglés,
¡como si paciente eterno…!

Lucevelio me miró,
escribió algo en el cuaderno,
y arrancándole la hoja
me la enjaretó al momento.

Y en la hoja yo leí
escrito un santo remedio.
-Tómeselo a la mañana
y cuando sople buen viento.

-Muchas gracias- , yo le dije
encomendándome al Cielo,
pues, saben, la sal inglesa…
¡Tiene su rápido efecto…!


4 comentarios:

Turkesa dijo...

¡Hola, Luigi!

jajajajaaa! ¡Pero qué final más prosaico!

Y una leyendo y admirando tu pluma, a medida que camina entre versos de una erudición irreverente y sin duda, encomiable.


¡Ah! El poema, UNA BELLEZA.

Pd: borrá las entradas suprimidas, porfa.

estoico dijo...

Hola, Turkesa...!
Muchas gracias por estar...!
Sí, he visto las entradas suprimidas, ¿son tuyas? Pues no sé quién se dedica a ello.
Cariños, amiga mía.

B. Miosi dijo...

Estoico, me ha encantado tu poema, rimado, como debe ser, donde haces gala de un ingenio fino y culto.

Muchas gracias por pasar por El legado, y leer el primer capítulo, aunque tu comentario quedó bajo otra entrada, ja, ja,

Siempre es un placer visitarte!

Besos,
Blanca

estoico dijo...

Sí que me dado cuenta... pero después...! jajaja.
Gracias por pasar, Blanca...!
Con más tiempo te visitaré nuevamente.
Cariños enormes.