jueves, 17 de enero de 2008

HOMBRE DE DIAS OLVIDADOS













Soy un hombre de días olvidados,
de días fatalmente
declarados olvido.
Si me doy a evocar sangro a destajo.
Cualquier evocación
me resulta una herida sin cerrar.
Una ciudad en brumas me proyecta
por veredas cubiertas de hojarasca,
alfombra que el otoño,
tan solícito siempre con su análogo,
extiende para que con andar quedo
pase un tiempo que fue,
pero al que todavía pertenezco,
irrevocablemente.

4 comentarios:

Paul dijo...

Luis:

Un poema de otoño.

De otoño del alma...

Me encantó leerte

Abrazo

estoico dijo...

Paul, amigo mio, gracias por tu presencia en estos versos.
Desde el alma, mis sinceros saludos.

Yasmina dijo...

Holaaaaa!!

Bueno, ya terminé con este poema la primera página, dejo para mañana la siguiente y así continuamente, y te iba a decir yo que no eres un hombre de días olvidados, puesto que a ti nadie te olvida, tus poemas hacen que todo el mundo te recuerde y no solo por lo buen escritor que eres si no por la gran persona que siempre has sido. Un beso.

estoico dijo...

Muchas gracias, amiga...
No sé si seré un buen escritor, pero trato de darme en cada poema... dar algo de mi alma y pensamientos...
Gracias, y vuelve cuando quieras.
Un beso,