miércoles, 12 de diciembre de 2007

IRREDUCTIBLE Y CANDIDA

Te quiero como eres,
sutil e insospechada,
andando por la vida

sin disfraces ni máscara.

Te quiero tan límpida
como la linfa clara
que en los sonoros ríos
se encaracola y danza.

Te quiero pura, libre,
como una brisa blanda
que se entretiene y juega
en la senda del alba.

Eres como una luz
esplendorosa y mágica
que envuelve en alegría
la esencia de mi alma.

¡Qué alegría más grande,
qué alegría tan alta!
Te quiero como eres
irreductible y cándida.

2 comentarios:

Vivian dijo...

Hola Luis

He pasado a visitarte y me ha gustado mucho tu blog. (Me faltan por leer algunos temas, pero vendré luego cuando esté descansada)
Esta poesía realmente hermosa. Tiene una fluidez que lleva a una lectura cadenciosa y poética.
Luego volveré porque hoy ha sido un día largo y se me cierran los ojos.
Cariños muchos,
Tu amiga

Alitas

estoico dijo...

Gracias, amiga, por pasar, y no te preocupes, tómate todo el tiempo que precises para volver por aqui.

Cariños, luis