martes, 13 de octubre de 2009

FRENTE A LA REJA


Al amparo de la noche
la acompaño hasta su casa
y una luna resplandece
en su rostro de zagala.

Frente a una reja roída
por las edades que pasan
se detuvo temblorosa
con un rubor en su cara.

La pálida y casta luna
con vergüenza nos miraba.
Un aire de primavera
en la noche se escanciaba.

Nos miramos a los ojos
para no decirnos nada,
porque para aquel instante...
¡eran vanas las palabras!

6 comentarios:

Samuel Rego dijo...

entiendo, aquí es donde quedasteis la noche anterior para veros en el patio.

Dos poemas en el día. Estás pletórico.

Te veo en la entrada anterior.

estoico dijo...

Pues así es, mi estimado Samuel...!
Un poema precede al otro, como en una historia por capítulos.
Gracias por pasar, amigo mío.

Yasmina dijo...

ohhhhhh, pero que bonitoooo, me encantan los poemas así de breves y que son capaces de llegar tan bien a la gente.

Un beso amigo.

estoico dijo...

Gracias, mi querida amiga...!
Siempre es un gusto verte pasar, y disfrutar, por supuesto.
Cariños enormes.

Tuti dijo...

Me parece estar leyendo esos grandes clásicos del romanticismo del siglo XV, y te felicito por izar la buena poesía en estos versos.

Un fuerte abrazo Estoic.

Anna Francisca

estoico dijo...

Hola, Tutti...!
Me place sinceramente que hayas pasado y disfrutado de estos versos asaz románticos.
Muchas gracias por tus felicitaciones y recibe, en retribución, mi saludo más afectuoso.