miércoles, 22 de julio de 2009

ÚLTIMA VERBA



Resta poco camino por andar
y no obstante mi paso queda atrás.
Quizás tema el epílogo del viaje
o el comienzo de otro, interminable.
Fui mi propio Watson y mi Holmes también
e incluso tuve sueños como los de Lu Sheng.
O acaso los dragones trás los cuales yo iba
no tenían la perla más bella y más genuina.
Tener la voz serena fue mi preocupación,
no la que habla hacia afuera, la que habla al interior.
Tuve amistades buenas y debo agradecer
que me fueron sinceras, tal como debe ser.
Me han vulnerado, es cierto, pero siempre el corazón,
en su loca costumbre, supo dar su perdón.
Escribir es mi vida y mi muerte también.
Si contuve mis lágrimas en versos los lloré.
Acaso al fin de todo me quede solitario
y mudo entre los libros como un bibliotecario.
Nunca esperé que Mayo me fuese duradero,
pero he vivido bien, con sus más y sus menos.



Cuando digo sueños como los de Lu Sheng aludo a su famoso sueño de mijo.
Lu Sheng era un intelectual pobre que un día se alojó en Handan en compañía del monje taoísta Lui Weng, a quien pidió que profetizara su destino. El monje le prestó una almohada de porcelana diciéndole que ella podría satisfacerle el deseo. Se cuenta que mientras dormía sobre la almohada, el dueño del alojamiento cocía mijo. Lu Sheng soñó que el Emperador le daba un alto cargo y que él vivía rodeado de honores y riquezas; pero al despertar descubrió que no había nada en torno suyo, salvo el aroma predominante del mijo. Esta historia enseña que uno tiene ilusiones irrealizables con los que tal vez deba aprender a vivir siempre.

Perla de dragón: antiguamente se creía que los dragones habitaban el fondo de los ríos y que debajo de la mandíbula inferior poseían un perla en la que residía todo su poder. Al quitársela se volvían inofensivos.

8 comentarios:

Gustavo Pertierra dijo...

Que hermoso poema Luis, cuanto se presiente de ti en el, Holmes, Watson y las acotaciones a pie de página. Me ha dejado un halo de tristeza, la misma uqe parece que sentías al escribirlo.
Un gusto poder contar con el priveligo de esta opción de lectura
Un abrazo amigo

estoico dijo...

Hola, Gus...!
Te cuento que es un gusto contarte entre mis visitantes, y que este poema está en el foro.
Cuando disponga de un poco de tiempo volveré a visitar tu blog.
Abrazos, amigo mío.

Paul dijo...

Luis:

Me resultan muy atractivos tus poemas cuando citas, y además con ese acierto de enorme sensibilidad, diferentes culturas en los contenidos de tu poética.

Dentro de ese crisol, la mezcla de sentimientos es como siempre, única.

Un gran poema.

Y un gran abrazo

Yasmina dijo...

Hola Luís!

Paul tiene razón, es muy interesante ver como mencionas otras culturas, me gusta mucho tus poemas y me gusta mucho que los expliques para la gente que no sabe porque mencionas unas cosas u otras.

Un beso.

estoico dijo...

Hola, Paul...!
Me place nuevamente tu visita y celebro esas "pequeñas extrañezas" con las que a veces condimento algunos de mis poemas.
Su justeza radica en el modo y sentido en que lo aplicas.
Me alegra haber acertado en mi elección.
Saludos enormes, mi estimado Paul.

estoico dijo...

Hola, Yasmina...!
Sé muy bien que no toda la gente está al tanto de muchas cosas, por eso dejo las debidas explicaciones, para que esa gente tenga una comprensión cabal de lo que digo o trato de decir.
Me alegra que a ti también te gusten estas "pequeñas extrañezas".
Cariños enormes, amiga mía.

María Susana dijo...

ya comenté en foro sigo diciendo que es uno delos más bellos que te he leido tu alma mi querido Luis se me está mostrando de una manera hermosa y plena de luz. lei tu p./d que esté todo ok! beso miles amigo!
maria su

estoico dijo...

Hola, María Su...!
Me alegra que lo consideres uno de los mejores que he escrito... Lo que presupone que deberé escribir otros mejores que éste... jajaja.
Cariños enormes, amiga mía.