miércoles, 26 de noviembre de 2008

PERMITIDME, SEÑORA...!


Permitidme, señora, que os converse
sobre el amor y sin reserva alguna,
pues a las claras veo que una duda
círculos hace en vuestra joven mente.

Vos sostenéis que hoy ya nadie muere
de lo que algunos llaman mal de luna,
pero, señora, dejad que concluya,
luego veremos quién la razón tiene.

Pero si de razón hablamos, creo
que es oportuno mantenerla a un lado,
pues en amor locura es lo sensato.

Señora, en acabando os digo esto:
si la pasión jamás os quemó el pecho...
¡mañana no digáis que habéis amado!

4 comentarios:

B. Miosi dijo...

Permitidme hablaros, don Estoico,
Creo que vuesta dama os miente, pues lo que tiene en mente
es más de lo que dice su mirada,
ella no cree en sus palabras,
las damas suelen jugar malas pasadas...

Precioso, Estoico,
Un abrazo,
Blanca

estoico dijo...

Jajaja.
Estuviste bien, Blanca.
Me encantó.
Gracias, amiga, por pasar.
Cariños.


luis

Ebriga Black dijo...

Esta dama del siglo de oro... parece que se leyó a Burton antes de juguetear con los humores negros del poeta que le canta.
Deberías enseñarle mejor la última sentencia, a veces las damas solemos olvidar que la quemazón presagia grandes estertores almáticos...
Un deleite haberte leido.

estoico dijo...

Muchas gracias, Ebriga, por pasarte por mi casa.
Con respecto a la quemazón, ¡pues tienes razón...! jajaja.
Mis saludos cordiales para ti.